Home > Venezolanos en el Mundo > Ávila Burger cruza el océano Atlántico y se instala en Madrid

Ávila Burger cruza el océano Atlántico y se instala en Madrid

Los venezolanos están en cualquier parte del Mundo. Por ello, Ávila Burger buscó estar cerca de quienes extrañan este sabor, y decidió abrir su décimo quinto restaurante en Madrid, ciudad que vive una auténtica revolución gastronómica en materia de hamburguesas, con planes de seguir expandiéndose a nivel internacional.

AviBurger supone una firme apuesta de la casa matriz por un espacio con diseño de vanguardia y productos naturales y frescos.

En AviBurger se podrán encontrar quince tipos de hamburguesas, la mayoría con nombres relacionados con el cerro El Ávila. También se incluyen algunas creaciones propias como Picos de Europa (con salsa de queso cabrales, bacon, arándanos y rúcula) o Pirineos (champiñones salteados trufados, queso de cabra y rúcula).

El restaurante cuenta con 187 m2 divididos en dos plantas. Para interiores, a cargo de Eugenia Hernández, se buscó crear una imagen más fresca y cosmopolita para ser el referente en futuras aperturas en España y en otros mercados, señala la empresa en un boletín informativo.

Los inicios de esta aventura comenzaron como un hobby de tres amigos, en 2008 con Ávila Grill, un pequeño rincón dentro del hotel Ávila, a las faldas del cerro, donde servían hamburguesas.

Tal fue el éxito que el 18 de enero de 2011, abrieron el primer local Ávila Burger en el centro de la ciudad junto con otros socios. Desde entonces solo cosecharon éxitos y buen reconocimiento, gracias también al apoyo de nuevos socios que favorecieron su emprendimiento, lo que les llevó a abrir en Panamá el primer restaurante fuera de sus fronteras y, ahora, el primero en Europa.

El de Madrid se ha convertido, desde antes de su apertura, en la marca global que tomarán las futuras aperturas como referencia, pues su actual posicionamiento Premium se desmarca sutilmente de los anteriores.

Por la homonimia que suponía el nombre “Ávila” con la provincia española, se decidió  llamar al nuevo restaurante de Madrid AviBurger, lo que ha servido para consolidarlo como nombre para todos los restaurantes internacionales.

En la actualidad son quince los restaurantes del grupo, cuatro en propiedad y el resto vinculados a socios locales, como Tomás Voulgaridis para el caso de Madrid.

 

Los socios fundadores son defensores del deporte y el estilo de vida saludable. La elección del nombre de los restaurantes no fue casual, pues solían subir a la montaña Ávila para correr o hacer senderismo.

Esa pasión por el deporte la han sabido transmitir a sus equipos y a la responsabilidad social corporativa con la que pretenden aportar un valor añadido a la marca. Desde el patrocinio de carreras hasta apoyo y animación en puntos de provisión, la compañía ha querido ser algo más que una cadena de restaurantes, creando una amplia comunidad de “avilovers” a través de las iniciativas “avirunners” (para corredores) o “aviyaso” (colaboración en Venezuela con la fundación Doctor Yaso, que llevan payasos a hospitales), entre otras.

El Estímulo