Home > Destinos Venezuela > Chichiriviche de la Costa, una perfecta opción de destino para los caraqueños

Chichiriviche de la Costa, una perfecta opción de destino para los caraqueños

El estado Vargas, territorio de contrastes, es uno de los destinos que brinda diversidad de playas a los visitantes. Su ubicación es privilegiada, ya que se encuentra en la región centro-norte costera del país caribeño; 128 kilómetros de costa -aproximadamente- tiene esta zona. Playas emblemáticas se posan en esta costa: Chuspa, Puerto Maya o Chichiriviche de la Costa son algunas de ellas.

Chichiriviche de la Costa es considerado un lugar acogedor ubicado en la parroquia Carayaca.

Conocer este destino es inolvidable. Se encuentra a dos horas de la ciudad de Caracas, y para llegar a este destino se debe tomar la vía que va desde Catia La Mar vía al Club Oricao.

Durante el recorrido podrás toparte con el Castillo de Tacoa, en la colina del pueblo Arrecife, y su imponente planta eléctrica. Tras salir de esta última zona de caos citadino, iniciará la complicidad y tranquilidad que regalan el mar Caribe, los pueblos de Vargas y las bahías solitarias con aguas cristalinas, que muestran un colorido refugio de arrecifes.

La ruta continúa hacia el Club Oricao, donde una vez pasada la carretera inclinada, solo faltan 45 minutos para llegar a Chichiriviche de la Costa. La primera señal que indica que estás cerca de este nuevo destino es la imagen de San Miguel Arcángel (patrono de la población). Bosques frondosos, flora de colores vivos y el sonido de las guacharacas, conducen a la playa del pueblo varguense.

Allí aguarda el encantador y tranquilo pueblo de Chichiriviche. Un espectacular lugar que conjuga todo para vivir una experiencia en todos los niveles; rodeada por dos imponentes montañas y una inmensa playa de fina arena, aguas profundas y con poco oleaje. Esta bahía permite la práctica de actividades acuáticas como snorkel, kayak y submarinismo.

El mundo marino en esta zona es maravilloso y extraordinario. Posee rocosos coralinos, paredes de coral y peces de distintos colores. Cualquier persona puede conocer -a pocos metros de la orilla- la variedad de bellezas que tiene el fondo de este mar.

RECORRE SU PUEBLO 

Esta pequeña localidad cuenta con todos los servicios necesarios para el visitante. Hay disponibilidad de posadas para todos los gustos, desde el confort hasta el modo mochilero, pues también hay áreas para acampar. Su gente es sencilla y amable; se esmeran por atender a los visitantes como si estuvieran en casa. Está dividido por sectores. La playa (entrando al pueblo, al lado derecho), en la que se encuentran pequeñas calles de arena, donde están la mayoría de las posadas cercanas a la bahía.

Seguidamente está la vía de cemento que conduce -entre inmensos árboles y ríos- a dos importantes sectores de la zona: La Monja (se encuentra al lado derecho después de la pasarela) y Bella La Mar, que da inicio al centro del pueblo. Está constituido por la plaza Bolívar, el dispensario, la escuela y la emblemática iglesia. La última semana de septiembre, este templo religioso se convierte en el centro de celebración al patrono de Chichiriviche de la Costa: el arcángel San Miguel.

Texto: Ciudad Caracas