Home > Ciudadanos > David Petit: Los paisajes demuestran la fe en los espacios abiertos

David Petit: Los paisajes demuestran la fe en los espacios abiertos

“Me gusta pintar paisajes de campos y playas desde siempre, porque manifiestan alegría y fe en los espacios abiertos, donde la vida late y nos invita a vivirla”, señaló con ese verbo siempre emotivo David Petit, pintor que desde hace cuatro décadas está sumergido en las artes plásticas, teniendo como base de operaciones a su querida Petare en Caracas.

Ir a su casa es ver un estudio lleno de color y calidez en cada uno de sus cuadros, hechos la mayoría con materiales de reciclaje como tapas, envases enlatados y taparas como principales soportes.

“Ahora estoy haciendo relojes pintados en antenas parabólicas pequeñas, de las que se utilizan para los canales de suscripción. Muchos las botan porque no pueden pagar las altas tarifas de hoy en día. Es lamentable, pero he aprovechado esta circunstancia para recogerlas  y pintarlas. Uso doce tapitas pequeñas para el uso horario y la grande tiene un paisaje especial; mientras en el medio colocó atrás un motorcito con pilas para relojes, que me permite tener una obra que también da la hora”, esbozó el artista de 57 años.

El pintar al óleo lo ha atrapado: “Me encanta los colores vivos, alejándome de los opacos, porque hoy más que nunca existe una necesidad de ver más vida ante los problemas y preocupaciones que tenemos los venezolanos. Hacer este tipo de obras, me llama siempre la atención y me hace ser más creativo y detallista. El artista siempre debe tener pasión por lo que crea”.

Eso sí, Petit recalcó: “Todavía estoy en crecimiento en esta faceta, ya que estoy en una continua búsqueda de estilo. Aunque soy paisajista, también he realizado obras surrealistas y rostros. Siempre se debe estar en un crecimiento artístico”.

Resalta y se puede apreciar casi diariamente en la Casa Tito Salas o Hacienda El Toboso a la entrada de Petare, como hacedores artísticos en danza, manualidades, música, danza y artes plásticas transmiten sin sueldos y gratuitamente sus artes a niños y adultos de la zona: “No es solo el arte comercial tradicional, sino que se debe destacar el talento en los barrios del país, donde hace años están luchando para mostrar su arte en cualquier rama, lo que muestra una forma de ver el mundo desde su zona de luchar y vivir diariamente”.

También docente

David José Petit Urrieta en sus cuatro décadas de trabajo artístico, que combina con la mecánica que es otra de sus pasiones, pero esta vez como forma de ganarse su sustento, tiene varias exposiciones en solitario o colectivas, amén de concursos, como la individual en la Casa de la Cultura Jermán U. Lira, auspiciada por el Consejo Municipal del Distrito Sucre, estado Miranda (1978); II Bienal de Pintura de la administración Pública, Salón Rómulo Gallegos (1980); uno de los ganadores del I Concurso Jóvenes de Tropas del Ejército con la pieza “Patio de Bandera” (1982).

 

Debemos sumar la Exposición de Vida y Obra de El Libertador (1983); tercer lugar por su obra “27 de febrero” en el II Encuentro de Artistas Plásticos, organizado por Torditos de Guayana (1991); I Encuentro Homenaje a los Niños, Casa Arco Iris (1991); I Salón 371 Años de Petare (1992); y la V Bienal de Arte popular Bárbaro Rivas en el Museo de Arte Popular de Petare (1996). Estudió en la Escuela Técnica de Dibujo y Arte Jesús Higuera Ximénez (1978), aparte de realizar otros cursos. Además trabajó en el antiguo Conac como coordinador cultural de la zona petareña (1983).

Dar clases es otra de sus pasiones: “Debemos transmitir lo que hemos aprendidos a esos jóvenes también ávidos de mostrar su arte. Recientemente tuve una graduación en la Hacienda El Toboso de 21 niños y niñas en dibujo a lápiz. Aparte de la calidad de los participantes, debo destacar la avidez por aprender de esa nueva generación. Son jóvenes de Petare que quieren mostrar su arte. Muchos van a llegar lejos”.

Definitivamente “considero al arte como cultura. Son las experiencias de uno y el entorno con la naturaleza. Me gusta la pintura desde niño. Me ayudó a crecer, ya que primero fui autodidacta hasta los quince años y luego estudié las diferentes técnicas, pero me quedé atrapado en el óleo, que me ayuda a transmitir mi pasión por la vida”.

Últimas Noticias