Home > Cultura > ¿Dónde está enterrado Colón? la posverdad detrás de una creencia criolla

¿Dónde está enterrado Colón? la posverdad detrás de una creencia criolla

Históricamente, los restos del navegante y viajero Cristóbal Colón reposan en la Catedral de Santa María de la Sede de Sevilla, España desde 1899, pero en la isla de Margarita se dice que no es así, la leyenda criolla afirma que los huesos que ahora son venerados en España no pertenecen a los de ese histórico caballero y que la auténtica osamenta de Colón permanece oculta en la casa del nefasto conquistador Tirano Aguirre, en la playa del Tirano Aguirre, Puerto Fermín, Estado Nueva Esparta.

Es a partir de este punto que el Dramaturgo venezolano César Rojas, utiliza esa creencia popular margariteña para darle contexto y título a su más reciente obra ¿Dónde está enterrado Colón?, la cual todavía se presenta en el Teatro Nacional de Caracas contando con las actuaciones de Trino Rojas, Nitay La Cruz, Kala Fuenmayor, Ana de Sousa, Kelvin Zapata, Larry Castellanos, Yhurani y Andy Perez, se trata de una producción, con doble elenco, de la Compañía Nacional de Teatro (CNT), que preside el sociólogo Alfredo Caldera.

¿Dónde está enterrado Colón?

La obra narra la historia de una tierna pareja de hermanos huérfanos, que deambulan por las playas de El Tirano, en la paradisíaca Porlamar, vendiendo “frutas del mar” para sobrevivir, hasta que conocen a un matrimonio caraqueño, Teresa y Miguel, que visitan la isla para solucionar sus asuntos maritales y quienes se dan cuenta que ellos pudieran ser la solución para el hambre y la ausencia de los padres a la pareja de muchachitos. Pero el descubrimiento de la tumba de donde está enterrado Cristóbal Colón, altera a la comunidad margariteña poniendo en riesgo la vida de la pareja caraqueña y los niños quienes son encerrandos en la casa del Tirano Aguirre prendida en fuego para que nadie se entere de ese gran secreto.

Sea cierto o falsa la leyenda margariteña sobre los restos de Colón, hay que admitir la audacia e inteligencia del teatrero para hilvanar su historia y así atrapar a los espectadores, conquistados por la original fabula teatral, porque más allá de la veracidad o no de la susodicha osamenta, está el inagotable tema de la miseria de una sociedad que abandona a dos niños a su loco destino y como estos logran salir para adelante.

MONTAJE

El espectáculo obtenido por Rojas y su aguerrido grupo actoral es una entretenida combinación de teatro y títeres, ya que los niños de la fábula margariteña son encarnados por grandes muñecos que se alternan con los actores de carne y hueso. El montaje es breve, para no agotar al público, y no supera los 70 minutos, y el cual permite ponderar las condiciones actorales de los veteranos y los nuevos comediantes ahí involucrados, además de darle rienda suelta a la loca de la imaginación. Además, la última palabra sobre los cuestionados huesos del descubridor de América no está dicha todavía, menos ahora que el imperio de las posverdades amenaza todo, incluso nuestras terrenales existencias.

Fuente: Con información de El Universal