Home > Venezuela Ecológica > El agua es vida: conoce por qué hay que cuidar los océanos

El agua es vida: conoce por qué hay que cuidar los océanos

Océanos

La tierra esta compuesta por 70% agua, 30% tierra, por eso es de vital importancia cuidarla, pero sobre todo las aguas de nuestro planeta ya que ahí se produce la mayor cantidad de vida.

Uno de los Objetivos del Milenio impulsados por la Organización de Naciones Unidas, específicamente el numero 14, señala que es vital conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible del planeta tierra.

El mundo esta atravesando por cambios climáticos severos, y las personas que habitamos en él, debemos asegurarnos de mantenerla estable, pese a las dificultades.

Dentro de los datos y cifras que maneja la ONU, resalta:

  • Los océanos ocupan tres cuartas partes de la superficie de la Tierra, contienen 97% del agua de la Tierra y representan el 99% del espacio vital del planeta por volumen
  • Más de tres mil millones de personas dependen de la diversidad biológica marina y costera para sus medios de vida
  • A nivel mundial, el valor de mercado de los recursos marinos y costeros y las industrias correspondientes se calcula en tres mil billones anuales o cerca del 5% del PIB mundial
  • Los océanos contienen cerca de 200.000 especies identificadas, pero las cifras reales pueden ser del orden de millones

Asimismo, las metas planteadas por la Organización son:

  • De aquí a 2025, prevenir y reducir significativamente la contaminación marina de todo tipo, en particular la producida por actividades realizadas en tierra, incluidos los detritos marinos y la polución por nutrientes
  • De aquí a 2020, gestionar y proteger sosteniblemente los ecosistemas marinos y costeros para evitar efectos adversos importantes, incluso fortaleciendo su resiliencia, y adoptar medidas para restaurarlos a fin de restablecer la salud y la productividad de los océanos
  • Minimizar y abordar los efectos de la acidificación de los océanos, incluso mediante una mayor cooperación científica a todos los niveles
  • De aquí a 2020, reglamentar eficazmente la explotación pesquera y poner fin a la pesca excesiva, la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y las prácticas pesqueras destructivas, y aplicar planes de gestión con fundamento científico a fin de restablecer las poblaciones de peces en el plazo más breve posible, al menos alcanzando niveles que puedan producir el máximo rendimiento sostenible de acuerdo con sus características biológicas
  • De aquí a 2020, conservar al menos el 10% de las zonas costeras y marinas, de conformidad con las leyes nacionales y el derecho internacional y sobre la base de la mejor información científica disponible

Para que estos cambios puedan ser posibles, es precisa la colaboración mundial no sólo de organizaciones si no de sus habitantes. Parte de las recomendaciones radican en evitar tirar desperdicios al mar, sobre todo aquellos que no son biodegradables como el plástico, vidrio, metal, entre otros.

La vida en la tierra no depende sólo de las grandes industria si no de la colaboración de todos los que ella convivimos.

Con información de la ONU