Home > Destinos Venezuela > Escoge el mejor destino en estos carnavales

Escoge el mejor destino en estos carnavales

Comienza el año y este anuncia vacaciones. Aun cuando ya venimos de un mes de receso que más bien se relaciona con el recogimiento y el encuentro familiar, el calendario marca en rojo varias temporadas de descanso, la primera de ellas, las festividades de Carnaval. Muchos en este país asociamos la fecha con un tipo de encuentro más caribeño, el que se produce con el mar.

Y como no hacerlo si Venezuela es toda Caribe, si este territorio cuenta con más de 4.000 kilómetros de costas, de los cuales 1.700 son de playas. Hay para donde escoger porque la variedad se hace presente en este abanico de posibilidades; aguas mansas, costas bravas, mar de base azul, grandes olas en tono tierra, fondos que son hogar de cientos de peces y otras especies para admirar, extensos caminos de arena y palmeras para recorrerlos.

Quien diga que tal o cual es la playa más bonita de este país probablemente otro le dirá que está equivocado, porque es así, todas tienen su encanto y desgastarse en catalogarlas es perderse los detalles que regalan, yo dejé de hacerlo.

Como soy calor y brisa, me propuse una vez conocer la mayor cantidad de ellas que pudiera en esta tierra, aun no lo he logrado, pero ya ye llevo un buen número tachado. Les cuento a continuación de algunos destinos tropicales que me han gustado mucho.

Las Penínsulas de Paria y Araya 
Los extremos que engalanan esta entidad son diferentes en aspecto, parecidos en belleza. El primero rinde su playa al abrazo de la montaña, esconde diminutas bahías rodeadas de palmeras, presenta pueblos de amables costumbres y deja al descubierto los pequeños milagros del mar.

En Paria he visto las tortugas jóvenes que caminan libres hacia su nueva vida, la inocencia y alegría de una vendedora de conservas de coco, la soledad de un puerto escondido. El segundo mantiene una estrecha relación entre el fruto de  sus aguas y el hombre, por eso para conocer Araya lo primero que hay que hacer es viajar a ella en La Palita, esa embarcación que desde Cumaná se conecta con el pueblo principal y lo conecta a uno de inmediato con el destino. Luego  hay que observar  la faena de los pescadores en cualquier ranchería de la zona o simplemente  sentarse a comer pepitonas frescas mientras se ve a las mujeres de Chacopata sacarlas de su concha, eso dejará inmediatamente en el visitante el sabor de este suelo en su paladar. 

Morrocoy 
Este es por excelencia el destino vacacional de quienes viven en el centro del país. El parque nacional ubicado en el estado Falcón tiene todo para presentarse como el territorio ideal para un descanso. La transparencia de su agua enamora, el contraste entre la arena blanca, el cielo azul y las palmeras crean un cuadro perfecto, las posadas que hacen vida en sus pueblos se han dedicado a tratar de ser el complemento que le falta al viaje.

Adicionalmente para muchos, Los Cayos son sinónimo de fiesta. Sin embargo, yo prefiero visitarlos cuando sus áreas son apacibles, casi desoladas. Es allí donde se puede escuchar el sonido de las olas en Cayo Sur, nadar en Los Juanes sin tropezar con los yates, echarse a tomar el sol sin ser interrumpido en Sombrero. Si tienen oportunidad no se pierdan ese recorrido que hacen los lancheros hacia el Bajo Estrella y La Cueva del Indio, para hacer algo más.

Caruao
No sé qué tiene este pueblo, pero me enamoré de él. No lo conocí sino hasta hace poco y quedé prendada de su bonita estampa, del viaje que me hizo recorrer la costa de Vargas casi sin dejar de mirar el mar en todo el camino, de los pueblos que se encuentran al paso, de la paz a mi llegada. En Caruao hay playas bonitas y solitarias, hay posadas agradables a la vista con buena comida y esmerada atención, está también ese anexo que representa el río, para vivir una experiencia entre dulce y salada.

Choroní
Tiene su Encanto, así con todo y el gentío que lo llena en temporadas y fines de semana, aún con sus olas enojadas, esta zona tiene playas muy hermosas, llenas de palmeras, con la montaña cercana, con el encanto agregado de  su gente buena que se pasea por ella ofreciendo lo que tengan para vender.

Lo de Choroní es un enamoramiento que comienza al tomar la carretera que sube y baja el cerro y se abre para mostrar sus casitas de estilo colonial pintadas de blanco, se alborota cuando se siente el sabor de los tambores en Puerto Colombia, toma cuerpo en Playa Grande con su bulla y se apacigua cuando se agarra una lancha para dejarse seducir por cualquiera de sus pueblos llenos de tradición.

La Tortuga
Sin duda es un lugar hermoso, de aguas cristalinas, arenas que alumbran por su blancura, de soledad que enamora, de sensación de sentirse chiquito entre tanta grandeza. Sin embargo, llegar hasta allá para muchos es una proeza.

El viaje hasta la isla de La Tortuga dura cinco horas, con olas que no están a favor, por lo que no es apto para quienes tienen problemas de columna. Se duerme en carpa porque no hay infraestructura, lo que puede acrecentar los dolores, pero, no se asusten, porque como se disfruta a pesar de no ser el viaje más cómodo.

Los Roques
Nadie lo puede negar, es probablemente el lugar más hermoso de este país, cada una de sus playas tiene un encanto y llegar hasta Cayo de Agua es el éxtasis total; pero tal vez su mayor atractivo radique en lo natural que es el archipiélago, en la frescura que se aprecia en los ojos de su gente, en lo bonito que resulta todo estando allí, Los Roques es la demostración plena de la Venezuela que queremos y debemos ser.

El Universal