Home > Destinos Venezuela > Monte andino de Barinas, ideal para los amantes del ecoturismo y los deportes extremos

Monte andino de Barinas, ideal para los amantes del ecoturismo y los deportes extremos

Hay lugares que guardan secretos, otros que nos aportan enseñanzas y nos hacen vivir experiencias únicas e irrepetibles. En el pie de monte andino del estado Barinas es todo eso y mucho más. Es un destino que lo tiene todo.  Muy pocos lugares en Venezuela gozan de tanta variedad para visitantes de todo tipo, un destino ideal para ecoturistas, para los amantes de deportes de riesgos controlados y para visitantes con interés arqueológico.

En este lugar hay una zona específica que es muy demandada por los amantes del rafting o del descenso en balsa por aguas bravas, pero este lugar ofrece muchísimo más que eso, es un destino excepcional para la observación de aves.  Para los amantes de los lepidópteros, es decir, mariposas, es un sitio extraordinario y  para los especialistas en plantas epífitas (orquídeas y bromelias), es uno de los paraísos de Venezuela. También se caracteriza por tener evidencia de antiguos pobladores prehispánicos del período meso-indio que dejaron sus huellas grabadas en gigantescas rocas, es un sitio arqueológico de gran importancia que resguarda yacimientos de petroglifos maravillosos.

Como mencioné, el producto principal y lo más demandado de este lugar es el “rafting”, allí ofrecen una gran variedad de campamentos especializados en esta actividad de aventura en los ríos Sinigüis y Acequias. Estos son ríos considerados de aguas bravas que nacen en las altas montañas de la parte sur de la Sierra  Nevada y son los mejores ríos de Venezuela para la práctica del rafting.

El río Sinigüis nace específicamente en la hermosa laguna del Santo Cristo que se encuentra a unos 3.600 msnm por el deshielo de los picos Bolívar y Humboldt. Desde su nacimiento a casi 4000 m el río Sinigüis hace un recorrido desde el alto páramo merideño descendiendo por montañas muy escarpadas y rocosas, alimentándose del agua de riachuelos, de la lluvia y del deshielo, ofreciendo caídas de aguas espectaculares, recorriendo páramos, bosques de niebla, bosques nublados hasta llegar a los bosques siempre verdes o húmedos tropicales al piedemonte Barinés a unos 600 msnm y luego hace su encuentro con el hermoso río Acequias y la voracidad de sus aguas baja de intensidad cuando llegan al llano de Barinas para luego desembocar en el río Apure y en el río Orinoco.

En las actividades de rafting a nivel mundial los ríos se clasifican de “clase 1” hasta de “Ccase 5” que es el nivel más fuerte. El río Sinigüis es un río de clase 4 que contiene rápidos largos y muy fuertes, y más abajo el río Acequias es un río de clase 3 con rápidos más cortos y un poco más suaves, y es donde primero los campamentos y los guías especializados empiezan las actividades con los visitantes para luego hacer el recorrido completo desde el Sinigüis. La práctica del rafting se puede realizar solamente en época de lluvias entre los meses de mayo y noviembre. 

Hay varios campamentos y operadores turísticos en las riberas de estos ríos  que ofrecen excelentes planes de rafting, pero mis preferidos por su profesionalidad y responsabilidad son  las compañías, Aguas Bravas, Guamanchi Expeditions y Arassari Trek.  Estos tres campamentos  cuentan con los  guías más profesionales en rafting del país y de las demás actividades de aventura que se practican en la zona. Debo decirles que mi mejor experiencia en una “tirolina” fue en el campamento de Guamanchi, que consta de 3 tramos que dan un total entre 230 a 250 metros que sale desde su campamento, atraviesa el río Sinigüis y termina en la otra ribera del río dentro de la más exuberante selva húmeda tropical.

Como mi especialidad es el ecoturismo les digo que este tramo es un multidestino ecoturístico increíble para muchos tópicos o especializaciones. La práctica de la observación de aves es simplemente una dicha, en un lugar dónde se entremezclan aves de bosques nublados y bosques húmedos con especies de tierras bajas y llaneras, existe una diversidad increíble de aves, como tucanes, guacamayas, loros, pericos tángaras, trogones, saltarines, hormigueros, colibríes y rapaces de todo tipo. En un día con suerte se pueden observar más de 100 especies de aves. Es un verdadero edén para los birdwatchers.

La zona presenta un muy verde valle estrecho y muy exuberante, frondoso y lleno de colinas que van anunciando el piedemonte andino. Al levantar la vista se observa la imponente Cordillera de los Andes, que en días claros se puede observar los picos Humboldt y Bompland a lo lejos, entre otras cumbres montañosas de la Cordillera de Mérida. Y para mí una de los atractivos más increíbles que ofrece esta zona es el importante patrimonio arqueológico que ha guardado por miles de años, que es al arte hecho en forma de grabado en las rocas de este valle que hicieron nuestros pobladores prehispánicos.

El pasado arqueológico de un país es muy importante a la hora de hilvanar la evolución cultural del hombre a través del tiempo. Dicho  legado no es sólo patrimonio del país que lo posee, sino que forma parte del rompecabezas histórico-social-cultural de la humanidad. Es por esto que, a toda manifestación del pasado del hombre, debemos darle la mayor relevancia, difundirlo y protegerlo para conocimiento de todos. El dar a conocer nuestra herencia arqueológica es fundamental para lograr el cambio de la población venezolana, hacia el respeto y la protección de este importante patrimonio. 

El Nacional