Home > Venezolanos en el Mundo > El orgullo venezolano destacó en el Mundial de Pastelería de París

El orgullo venezolano destacó en el Mundial de Pastelería de París

Francia se coronó como campeón con los pasteleros Marie Simon y Loic Beziat, quienes estuvieron acompañados en el podio por el reconocido Thierry Bamas, ondeando la bandera francesa. Malasia repitió con la medalla de plata a Hwei Min Lau y Yap Kean Chuan, y en el tercer lugar se ubicó Singapur con Carina Tan y Ben Goh.

El equipo venezolano compuesto por Veruska Pochon y Emerson Freitez se ubicó en el duodécimo lugar. Participaron 32 pasteleros que representaron a 16 países. Los demás países participantes fueron Ecuador, Rusia, Taiwán, Canadá, Marruecos, Colombia, Ucrania, Brasil, Estados Unidos, Japón, México y Georgia.

“Para ser la primera vez pueden sentirse orgullosos de los trabajos presentados por Venezuela”,  se expresó el maestro pastelero Didier Stephan, Mejor Obrero Francés (MOF) Glacier, coautor de una enciclopedia de postres para la editorial Flamarion y animador del MDAS desde la primera edición.

Y es que la presencia de Venezuela en la competencia se hizo sentir. Desde la primera aparición en los post y trasmisiones en vivo que hizo el evento, desde su página en Facebook, se percibía el interés por los participantes venezolanos. Tanto así que el conductor de las transmisiones bautizó a Veruska Pochon madame Chocolat y a Emerson Freitez monsieur Sucre. 

La chef pastelera  colombiana Astrid Morales, que estuvo de jurado, celebró la participación venezolana y nos comentó que los sabores de los postres agradaron y se sintieron explosivos en boca, todos al mismo nivel. Pochon y Freitez usaron sabores tropicales como coco, mango y parchita. Freitez llevó queso de cabra desde Lara y nuez de macadamia. También emplearon chocolate y ron venezolanos.

El primer  día de la competencia presentaron como “postre de restaurante” Balade en Forêt, que era una mousse de chocolate y ron venezolanos, con quenelle de queso de cabra, espuma de parchita y mandarina, y nugatin de nuez de macadamia. Yann Brys, MOF Pastelero 2011, fue uno de los invitados que tuvo la oportunidad de probar este plato.

Luego sirvieron el postre helado Le Carré, una crema de coco fría, parfait de parchita y mango, bizcocho de chocolate sin harina y coulis de parchita, sobre un sablé de almendras.

El segundo día presentaron su entremet que fue un semifredo con bizcocho de chocolate sin harina, crujiente de macadamia, mousse de chocolate, confit de mandarina, disco de mango con parchita y gioconda de almendra, con un glaseado espejo y naranja pulverizada.

Las dos “confiseries” fueron una barra de chocolate oscuro con praliné de macadamia y dos pâtes  de fruit: frambuesas y caramelo dentro de un sablé de almendras, en forma de cartera. Todo exhibido con sus esculturas de chocolate y azúcar.

Estas son competencias muy exigentes que requieren experiencia y entrenamiento. Pochon y Freitez pudieron hacerlo en Dijon, gracias al irrestricto apoyo del reconocido maestro Alain Lambert, quien puso a su disposición el laboratorio de investigación de su empresa Deco Relief, donde contaron con todos los insumos y equipamiento necesarios. Al igual que la gran mayoría de los concursantes, los venezolanos trabajaron duro para reunir los recursos y poder participar, e involucraron a sus familias y allegados.

El MDAS forma parte del salón Europain que también alberga el Master de la Panadería, la Copa de Escuelas de Francia de panadería, viennoiserie y pastelería, y el Festival Sens & Chocolat, entre un sinfín de actividades que se extienden a lo largo de los cuatro días que dura el evento. Este año se celebró del 3 al 6 de febrero. Como particularidad debe destacarse que la gran mayoría de los MOF vinculados al sector se dan cita allí, ya sea para aupar a sus pupilos, compartir sus conocimientos o bien conocer las novedades.

Veruska Pochon y Emerson Freitez regresan a sus actividades en Dijon y Barquisimeto  satisfechos por lo logrado, y dispuestos a repetir la experiencia para la que se piensan prepararse desde ya. Fue una estupenda oportunidad de poder estar cerca de los grandes de la pastelería mundial.

El Estímulo