Home > Efemerides > Tal día como hoy le asignan la jerarquía de “Venerable” al Dr. José Gregorio Hernández

Tal día como hoy le asignan la jerarquía de “Venerable” al Dr. José Gregorio Hernández

Los venezolanos lo veneran por sus virtudes como médico y por su vocación religiosa. Razones por las que, desde hace varios años se le atribuyen varios milagros y curaciones. Tanto es así que en 1949 el Vaticano inicia su investigación y en 1986 le asignan la jerarquía de “Venerable” -uno de los pasos en el proceso de beatificación según los parámetros de la Iglesia Católica.

Hace 32 años, el papa polaco Juan Pablo II proclamó al Doctor José Gregorio Hernández como Venerable, título que lo coloca en el antepenúltimo escalón en el camino a su canonización por parte de la Iglesia.

A este insigne y ejemplar hombre, nacido el 26 de octubre de 1864 en el pueblo de Isnotú, municipio Rafael Rangel, estado Trujillo, le son atribuidos numerosos milagros, por lo que es considerado por católicos venezolanos, y hasta fuera del país, como un santo, aun cuando su beatificación está en proceso.

José Gregorio, como familiarmente lo recuerdan los venezolanos, fue “un eminente científico, profesor universitario, además de un culto hombre de inquebrantable fe”, según las palabras del padre Francisco José Virtuoso, ex rector de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab).

Además de su entrega religiosa, José Gregorio es recordado por su bondad, rectitud y humanismo al atender el llamado de cualquier enfermo, así como por sus aportes científicos y conocimientos médicos y docentes.

Cerca de la tumba del doctor, ubicada al costado izquierdo de la entrada central de la iglesia, es común escuchar a quienes comentan los casos que han visto pasar por la iglesia. Sin embargo, quienes trabajan por la Causa de la Beatificación de José Gregorio dicen que uno de los problemas en los testimonios es que las personas rezan solas y no tienen testigos de su fe.

Justamente al lado de la Iglesia de La Candelaria funciona la oficina de la Causa de Beatificación del Venerable José Gregorio Hernández, la cual reúne los testimonios de quienes aseguran que el doctor José Gregorio Hernández obró, en ellos o familiares, un milagro. Los primeros recabados datan del año 1957 y hoy por hoy llegan de distintas partes del país.

En los últimos años se suman más de 40 testimonios de hechos catalogados como milagros: personas que sufrieron accidentes y se recuperaron y otras que padecieron enfermedades y se sanaron.

Es en torno a la imagen del Venerable que su tierra natal es visitada a lo largo del año, especialmente en fechas importantes, como la de su nacimiento y en Semana Santa, por fieles y creyentes quienes se acercan hasta su santuario, ubicado en el corazón del pueblo, para agradecer por favores recibidos o para hacer alguna petición para la sanación de enfermedades.

En Isnotú también se encuentran el museo donde reposan algunas de sus pertenencias y pinturas alusivas a episodios de su vida, la capilla y la plaza de los peregrinos, rodeada por más de 26.000 placas en agradecimiento a los favores recibidos, donde se encuentra la escultura de mármol blanco, ubicada justamente sobre el piso original de lo que fue su residencia.

Este santuario se ha convertido en una de las principales referencias turísticas de la entidad andina, preferido por feligreses que de todas partes del país se acercan a venerar al hombre que dejó de existir el 29 de junio de 1919, al ser atropellado por un vehículo al intentar cruzar una calle de La Pastora, en Caracas.

El Nacional