Home > Agrícola > Utilizan nueva técnica para el cultivo de cacao en el estado Trujillo

Utilizan nueva técnica para el cultivo de cacao en el estado Trujillo

Cacao

Un cacao 100% orgánico, cultivado con un abono a base de lombrices de tierra sin elementos tóxicos, se cosecha en el asentamiento campesino El Cenizo, a orillas de la carretera Panamericana del estado Trujillo.

Miguel Corbie, propulsor de esta técnica con su empresa Cooperativa Agropecuaria Els Nets R.L, asegura que con esta nueva forma de cultivo, se produce “un cacao élite, de aroma, fino y de buen rendimiento”.

Desde el año 2012, Corbie, junto con su equipo de trabajo, ha producido más de 400 mil plantas para el plan cacao Nestlé, en Sur del Lago de Maracaibo. “Si no cambiamos los paradigmas, nos costará mucho más producir un cambio cultural para dejar de ser recolectores de cacao a productores de cacao”, sostiene.

“Te puede interesar: Gracias al trabajo organizado, productores carabobeños garantizan siembra de hortalizas

La técnica

Este método de producción de productos orgánicos se basa en una lombricultura no tradicional. Donde el lixiviado de lombriz roja californiana es producto de una alimentación sólida y líquida de la lombriz sin aportarle metales pesados a los suelos, especificamente el cadmio, el cual es un elemento tóxico y muy contaminante para los seres humanos. La nutrición de la planta se realiza a través de los microorganismos autóctonos de los suelos.

Está experiencia es única como proceso de vanguardia en Venezuela. Se desarrolla en unidad de producción de la cooperativa y fue creado con el propósito de que un producto cumpliera con tres tareas a la vez: aportar microorganismos y nutrientes, realizar controles biológicos y ayudar a la regeneración de los suelos. Nace de una idea de usar una de las variedades más amigas del hombre como es la lombriz de tierra. Pero bajo un proceso de vanguardia que multiplica y refuerza todos sus beneficios.

En Venezuela se maneja un rendimiento promedio que no supera los 380 kilos por hectárea. Pero los rendimientos más altos que han encontrado en las plantaciones en zonas por volumen están en la población de Tucaní (Mérida), alrededor de 800 kilos por hectárea.

El resultado es un cacao orgánico, desarrollado en un ambiente no tóxico, bajo un ecosistema que le aporta hidratación y alimentación sana a la planta. Un cacao criollo depende de la genética y variedad.

Ahora mismo, el cacao producido en esa zona se usa para reproducir en invernadero las variedades que tienen para darlos a los agricultores cacao élite, en el Sur del Lago. Hasta el momento han producido más de 400 mil plantas para el plan cacao Nestlé en Sur del Lago.

Con información de Vida Agro